lunes, noviembre 16, 2009

The Killers!

Esta es la primera vez que me siento a describir lo que fue una experiencia y la verdad, no tenía pensado hacerlo en ningún momento antes del concierto de ayer. Pero carajo que vivi una gran experiencia. De las más grandes.

El lugar elegido para el evento, como todos los de Bogotá (aunque este no es de Bogotá pero es como si lo fuera) , es un lugar adaptado para conciertos y no hecho para conciertos. Pero en la medida de lo posible para esta pobre ciudad capitalina, el Jaime Duque, por allá en la porra, es uno de los lugares más aceptables para este tipo de eventos. Si, lástima que sea tan lejos.

Llegué sólo con un amigo a la fila que ya era de unos tantos miles. Uno se movía despacio. Muy despacio. Muy Despacio. A veces ni nos movíamos en esa fila, lo único que hacíamos era estar ahí parqueados en ese río de gente que parecía no tener final. En fin. Pasamos las mil requizas, mostramos nuestra boleta unas 7 o 8 veces, hicimos parte como de 3 filas diferentes sin incluir la de los baños, pero al final, llegamos.

Este es el momento de aclarar que la localía donde yo estaba era la barata. Si, la pobre, la que uno no puede ver ni mierda. Allá estaba yo. Y si quiere dejar de leer esto, es más que comprensible. Pero, para ponerlo en térmios sencillos, soy una persona que no cuenta con los suficientes recursos económicos para pagar una boleta tan cara como la platino, y soy, para mal o para bien, un empedernido amante de la música, así que era: ir o ir. Y ya verán, lo viví como nunca.

La espera para la banda fue larga. Nos tocó, aguantar 5 horas viendo como la gente se emborrachaba mientras nosotros, muy zanahorios y pobres, nos aguatábamos todo comiendo oreos y festival. Además de eso, teníamos otro gran plan: Afortunadamente muchas de las mujeres que hiban allá, resevaban sus mejores pintas para este tipo de eventos y, por dios que esas mujeres si que estaban hermosas. Uno soltero, sin obligaciones, puede observar ¿No? pues qué importa si sí o si no. Bueno, el caso, espereamos como 5 horas...

Llegó el telonero. Una banda colombiana que se llamaba (ojo con el nombre de la banda y que pena si ofendo a alguien que conozca a un miembro o familia de algún miembro de la presente), por dios, Árbol de Ojos. Su escenografía eran árboles que parecían hecho de Legos en el fondo y adelante, unos ojos que realmente daban basntante asco. Además de eso, su música era fatal. Yo ya había tenido la oportunidad de escucharlos en el concierto de Los Campesinos! y tube la misma impresión. Otra cosa, el sonido de los teloneros en estos conciertos es muy malo ¿Porqué se esmeran en conseguir teloneros si los van a hacer sonar terrible? Pobres. Tal vez la banda ni es tan mala. Quién sabe.

Bueno, se fue árbol de ojos, esperamos media hora más (puta ya estábamos mamados de esperar), y por fín, las siete pantallas verticales en el escenario brillaron. Una cuenta regresiva a lo cine. 9. 8.7.6.5.4.3.2.1... una introducción... y Maldita sea... Human! Sale Brandon Flowers con ese porte de un lead inglés y nos da una venia... manos a la cabeza, pies al aire, brazos a moverse, the show is on baby! Todos la cantan, todos la satan, todos la viven. Yo por mi parte miraba al escenario, no me importa si lo veía de lejos, no me importa, lo veía. Se acabó Human, manos a la cabeza de nuevo... Brandon da otra venia y en su español mediocre dice: "nosotros somos the killers y esta noche somos suyos"... Y así fue, no hubo inicio, pues todo empezó con lo más pesado, con lo que todo el mundo ahí quería escuchar. This Is Your Life, Somebody Told Me, For Reasons Unknown, demonios... no había pausa, desde el principio todas las canciones eran éxitos. Quedarse quieto era simplemente rídiculo, imposible, no había pausa para nada. Las pantallas saludaban con su mezcla de colores vivos a un público que no se cansaba de alzar sus cámaras y grabar como fuera cada uno de estos benditos segundos, que po cierto, ya deben estar por ahí en Youtube.

Seguieron con Bones... demasiado emocionante, en el escenario había un esqueletico miniatura al lado de la bateria y se la pasaba enfocándolo el de la pantalla. Brandon poseído, completamente dejado por la música en algún lugar que sólo él conoce. Toda la banda haciendo lo suyo y el público haciendo lo que tiene que hacer.. lo que debe hacer. "You are a wonderful audience" nos dijo. Seguro lo dice a diario, no me importa, lo dijo. Tranquilize, la sorpresa de la noche, The World We Live In, la que canto y canté como un despechado que ya no quiere más, Bling (Confessions of a King), la que bailé hasta el cansancio, Shadowplay, Smile Like You Mean It, "Are you preparde?" preguntó Brandon antes de Spaceman... ¿Sí me entienden? Era imposible mantener la calma, era imposible no ahogarse, no había como respirar en medio de tanta emoción. Había que cantar, que cantar, que saltar y cantar, que cantar y cantar....

Luego, en medio de la osuridad, la luz enfoco sólo a Brandon Flowers detrás de su piano que brillaba como mil estrelas fugaces delante de un manto osucro. Cantaba un Reprise de Human con la parte de la letra que , personalmente, me parace más hermosa. "Pay my respects to grace and virtue, Send my condolences to good, Give my regards to soul and romance, They always did the best they could, And so long to devotion, You taught me everything I know, Wave goodbye Wish me well.. You've gotta let me go. Are we Human? or are we dancers?" Todo al ritmo de un piano suave y tenue... para morirse. Siguió Sam's Town, todavía con Brandon detrás de su gran piano. Después vino Read my mind... Yo le cantaba al cielo, cómo si haciéndolo esas palabras fueran para la persona que quisiera que las ecuchara. Luego Mr. bightside, la canción que por ley todo el mundo se sabe. En este momento, yo había prometido llamar a mi mejor amiga. No sé que tan pendejo les parezca esto, pero cuando la hiba a llamar mi celular, decía "Red ocupada", no intenté más de 3 veces. Guardé el aparato, canté, y después vino All These Things That I've Done, volví a intentar llamarla, contestó, no sé aún si escuchó algo o no... Pero ojalá haya entendido la emoción que sentí cantando "I got soul but I'm not a soldier". Ya después de esto, no quedaba mucho. Cualquier persona tan ansiosa como yo que ya hubiera estudiado el Setlist meses antes, sabía que esto estaba por terminar.

El esenario estaba oscuro y vacío, empezamos a corear: oe oe oe!! Killers Killers! una y otra vez.. Salió brandon: "We are sorry it took us that long to come to Colombia. We promise it won't take us that long to come back" Ya sé.. seguro lo dice todos lo conciertos, no me importa. Vino Jenny Was a Freind Of Mine, con ese bajo único que pone a bailar al que sea, y luego, para acabar como se debe, When you Were Young. La canción era la última y la más emocionante, al final, no quedaba nada más sino sólo olvidarse de que esperams 5 horas y un telonero malísimo y que este fue el momento por el que estabamos acá. Ver a The Killers. Ver a esa banda única. Con el nivel y el porte que sólo Inglaterra le sabe dar al Rock n' Roll. De verdad espero poder vovler a verlos pronto. Este concierto cumplió su misión.

No hay comentarios.: