lunes, octubre 04, 2010

Homenaje a las adicciones

Reunidos y en órden, publico los nueve homenajes.

I. Homenaje a la censura

Y ahora me doblas
Borracha
Así no podré rasgarme la piel
y
despacio
Pasaré por la tuya

II. Homenaje a la demencia

Era eso lo que lo tenía ahí
En esos dos lugares a la vez
Uno consecuencia del otro
En uno con los pies en el suelo
En el otro no había ni aire ni tierra

Ella
Su cuerpo
en contacto con el suyo

Él
Diciéndose que esto nunca terminaría
Consolando su deseo

Su propio mundo no estaba para nadie más que él y ella

Era el resultado de no poder ser fuerte
de su acumulada distorsión de sentimientos
de la canción que dijo que era de ella

Cualquier otro mundo
no le importaba
En él sólo encontraba dos cosas: su mundo y el de ella
y su crónico deseo de querer que este desapareciera

III. Homenaje a la melancolía

De ahora en adelante
el tiempo sólo pasará
cuando no esté contigo

IV. Homenaje a la dilatación

Este último segundo
se va y regresa
de la misma manera que llegó
de la misma manera que se fue
Lento e invasivo
Nos hacemos viejos
el tiempo pasa y se repite

V. Homenaje a las brujas

Y ahora
Miraré desde lejos
Esto
Que se dobla, desdobla y desenvuelve

Eres mi invento
Y yo quizá el envenenado

VI. Homenaje a la fragilidad

Había momentos
que nacías de mi cuerpo
te hacía con el ruido
no eras nada
y lo sabía

De alguna manera
me convencía de tu olor
de tus labios
imaginaba un beso y luego otro
y luego otro
tenía que inventarme tus palabras
y no sé si sean las que diría
Parecías atrapada en el silencio

VII. Homenaje a la tragedia

Y ahora
que respiren
que se pudran
que se griten con sus fauces
que se olviden mutuamente
que se teman
que no se perdonen
que le mientan al deseo
que lo escondan
que se ensucien con verdades
que rindan homenaje al caos que los tiene unidos
y que ignoren por completo
que quizá mañana
se recordarán
se perdonarán
y sus fauces gritarán el deseo que permanecía oculto
se harán protagonistas de este
sabrán que ni el tiempo ni la vida ni la muerte importan ahí
en ese momento
y que su vida, en ese espacio
empezará a tener sentido

VIII. Homenaje a la tranquilidad

Exageremos por hoy
No corramos sin haber mirado antes hacia dónde
No me hables sin saber qué decirme

Sé predecible
No temas pensar en nada que nos involucre
No juegues en busca de nuevas reacciones

Ignora todo
Seamos ideales por un día

IX. Homenaje al vacío

Y ahora

Dejaré mi suerte a la deriva
En manos de mi propia confusión

Mi vicio será la ceguera
Mi intención no recordar

Después de todo
No eres mi mundo
Ni mi vida

Eres un segundo que decidió repetirse hasta el infinito
Un reflejo arrugado en el tiempo
No más que un recuerdo recurrente

No hay comentarios.: