sábado, abril 14, 2012

A todos ustedes y a mi.

(Ha de ser leído con la voz de un viejo cansado.)

Míralos
hablando de música
chantajeándose a si mismos
Burlándose de sus propios zapatos
sin saberlo.

Míralos morir
a diario
afanados por morir
y dime,
si dime, querido maestro,
lector apetitoso.
Si eso es el mundo al que debería estar hablando.

No sé, y no me importa si mis palabras
son o no
dignas de un lector como ellos
no sé si lo que digo
es el camino a ese cielo
a esa revolución.

Míralos
están bailando al ritmo del apocalipsis
algunos lo saben
lo sé
y les gusta.

Míralos
haciéndome viejo,
sabiendo que estoy sólo.
Oh! A quién engaño?
Querido maestro dime, a quién engaño?
Si mi poesía no es más que ese lado mío que habla
cuando ya perdí las fuerzas
cuando ya no puedo tenerlo más
encadenado.

Mírame
más bien.

No hay comentarios.: