jueves, mayo 03, 2012

Ejércitos Caníbales

El infame soldado
derrama el azar de su espada.
Procura despedazar su armadura,
procura no tener que decir
ni una palabra más.

El honesto verdugo
limpia de su hacha la justicia
abandonada a la suerte
y los gritos, la gente.
Limpia de su hacha la justicia
limpia con su hacha la justicia.
Se ha hecho.
Sea hecho todo lo bueno,
lo sublime y libre de toda culpa.

El deshonesto escritor
quiere ignorar que es humano,
poeta de luces y fuegos artificiales.
Recolector de palabras,
palabras
y palabras.
Se agasaja, celebra que lo sabe todo;
pero todo, saberlo todo,
saber por qué la flor no es tambor
por qué Dante no es Shakespeare
por qué estoy escribiendo
sobre escribir escritores escríbanos
escritos.

hombres Palabra
palabra de Hombre
escribir es llegar a padecer de
la misma hambre que las palabras
no más
ni menos.

Mis queridos infinitos:
los declaro a todos de plastilina
con tripas y mocos.
A imagen y semejanza de las moscas de Rojas.
y
los convoco a escribir,
a ser escritos,
devorados y devoradores,
a construir,
a desgarrar,
envejecer,
arrugar,
comer,
¡Canibalizar!
¡Omnidevorar!

Consumidores consumidos
inagotables
gulímicos
de mierda.  

2 comentarios:

Andrea Salgado dijo...

me gusta esa cosa rabiosa, los declaro a todos de plastilina, genial!

Nicolás dijo...

La rabia sin duda es un motivo para este poema, así qué gracias por hacerme saber que lo estoy transmitiendo. Gracias por el comentario :)