martes, febrero 05, 2013

Hay días
en los que es demasiado tarde.
En los que nadie puede ocultar
lo que somos y hacemos.

En los que estamos obligados a
ser y dejar de ser
esquizofrénicamente,
insistiendo que en esencia somos eso
que no podemos encontrar

y
nos embriagamos de culpa
y soledad.

Hay días
en los que nos perseguimos desde la mierda
para llevarnos a la mierda.

Días
en los que el mundo baja los brazos
porque aparentemente, simplemente,
no hay victoria
ni un telón para bajar.

No hay comentarios.: