jueves, septiembre 26, 2013

Carta

¿Qué me dejas? realmente mio
más allá de mis huesos
y mi cabeza

¿Qué dejas de mi?
porque la lápida y las lágrimas
no fueron, no son y nunca serán mías.

Estoy compuesto, digo,
de música, de poemas,
de consecuencias, pero

nada de eso
nada a lo que me aferro
vale al final contigo, muerte.

Tu despojo aterrador
no me limpiará en nada
tampoco limpiará al mundo de mi

¿Qué me dejas muerte?
más que la inevitable necesidad de vivir
para algún día
entregarlo todo a ti.

Muerte, vieja desconocida,
no permanezcas muy lejos.
Déjame morir
varias veces.

No hay comentarios.: